El arte de combinar zocalo con parquet

10 Mayo, 2017

Cuando se instala una tarima, con el objetivo de decorar y proteger el suelo que se pisa, también hay que tener en cuenta otros factores que acompañan a esa decoración, como son los rodapiés. La parte inferior de las paredes es vulnerable de rozarse, y estropearse con mayor frecuencia que el resto de la pared, ya que en la zona de los pies, cuando la tarima termina y empieza la pared, existe un ángulo que de no estar protegido, podría deteriorarse de manera grave, y tener como consecuencias, tener que cambiar la tarima y pintar con mayor asiduidad las paredes. En estos casos, en los que los rodapiés ejercen esa función protectora, también se contempla una función estética, y es ahí donde según sea la tarima, encajará con un zócalo u otro. Además, entre pared y tarima suele dejarse la llama junta de dilatación, que evita que los suelos se deformen con los cambios de temperatura que sufren a lo largo de su vida en cualquier vivienda. La amplia gama de zócalos o rodapiés que existen con el fin de proteger la pared y tapar la junta de dilatación, hace que realmente sea necesario asesoramiento para satisfacer las necesidades estéticas de los clientes. Estas molduras existen fabricadas en diversos materiales, colores y acabados, y las podemos encontrar desde de madera maciza, hasta rodapiés metálicos, pasando por zócalos de material sintético. En líneas generales, la mejor opción estética, es que coincida el color de las puertas con el color del zócalo, y si además, se combina de alguna manera con el color de la pared y el suelo, el conjunto estético queda cubierto a la perfección.

El tamaño del zócalo puede oscilar entre los 7 centímetros de altura y los 15 centímetros, lo cual también dependerá de la longitud del mismo, para que el efecto óptico sea consonante en ambas dimensiones, aunque se ha observado que un rodapié grande, estiliza la habitación, de igual forma, que un rodapié pequeño en una habitación grande, adopta un efecto extraño. La proporción más adecuada se fija en función de la altura de los techos, a mayor altura, más grande el zócalo.

Por otro lado, estas piezas pueden ser lisas, redondeadas o con diversas formas, y al elegirlas el cliente debe fijarse en la combinación estética que haga entre suelo, pared y puertas de la habitación, de forma que también se puedan unificar los estilos decorativos de la casa, es decir, en un estilo moderno, un zócalo liso quedaría más en sintonía, en cambio, en un estilo clásico, un zócalo con forma concuerda mucho mejor.


No Replies to "El arte de combinar zocalo con parquet"